10 razones por las que ir a un festival de música es increíble

10 razones por las que ir a un festival de música es increíble

Pocas frases en la lengua española pueden hacer más feliz a un amante de la música que “Ya hay lineup del festival” y cuando llegó la hora del Vive Latino, este cartelazo nos dejó con la boca abierta: Morrissey, Queens of the Stone Age, Noel Gallagher y Gopinchesrillaz.

Y es que el Vive Latino es de estos festivales que son una tradición y nos encanta por muchas cosas: hace un clima increíble (rico sol de Marzo con una noche fresca), está dentro de una de las mejores ciudades del mundo, lo que hace el desplazo mucho más amigable -ya sea que vivas aquí o que vengas de visita-, hay mucha oferta gastronómica y cultural -¡hasta una carpa de Ambulante! y espacios para descansar entre actos. En fin, habemos muchos que esperamos año con año este magno evento, pero hay otros que son nuevos en el mundo del festivaleo; no importa de qué lado estés leyendo este artículo, te recordamos -o te decimos- por qué ir a un festival de música es increíble.

1. Conoces bandas y música nueva.

Todos siempre vamos por las bandas que queremos ver, pero entre esos actos siempre hay música nueva por escuchar; además, nada se compara a escuchar un acto en vivo, donde las bandas dejan todo en el escenario.

2. Vas con tus amigos.

Esta es obvia, pero definitivamente es una razón poderosa. Tomarse fotos, descubrir música nueva ¡hasta prepararse su mochila festivalera antes de llegar! todo es una experiencia que van a recordar para siempre y que los va a unir más.

3. Encontrar joyitas como discos, vinilos y merch en descuento.

Especialmente en el Vive Latino, hay un pasillo donde se ponen las disqueras indie y tiendas de discos con ofertas (musicales y de descuentos) que difícilmente podrías encontrar en un mismo lugar. Además, muchos de estos puestos también tienen merch de bandas muuuuuy buenas.

4. Conocer gente nueva.

El Vive Latino se ha reinventado de tal manera que ya no tiene una línea musical definida ¡y de la buena manera! Apreciamos mucho que sea un festival versátil donde igual puedes escuchar a Residente o a Morrissey, pero a final de cuentas lo que une a los asistentes es el amor por la música. Este gusto tan general como específico te puede llevar a conocer gente muy cool e interesante, con tus mismos gustos. En una de esas, encuentras a tu nuevo partner fesitvalero.

5. El mejor set para fotos increíbles.

Esta también es muy obvia, pero los festivales son la oportunidad perfecta para tomarte una nueva foto de perfil increíble, o para imprimir una que adorne tu bonito refri y te recuerde por qué ir a un festival es increíble.

6. Darte un break de la ciudad.

Aunque estés en medio de una de las ciudades más grandes del mundo, el Vive Latino tiene muchas áreas de recreación que te hacen sentir en otro lugar completamente, alejado del caos y ruido vial, del ajetreo de las calles (bueno, cambiándolo por el ajetreo de correr de escenario a escenario) y que se vuelve una especie de mini-comunidad, por lo menos durante dos días.

7. Carpa Ambulante and chill.

Ambulante muchas veces puede tener horarios medio extraños para los que no podemos salirnos de la cueva a ver una peli a las 2 de la tarde en lunes, y además de tener una zona de descanso increíble, también tiene una oferta maravillosa para entretenerte con lo que más te gusta: la música. Ambulante, gira de documentales, proyecta en el Vive Latino docus relacionados con la música. Justo como para que cuando estés cansado entre banda y banda, te vayas a echar un ratito a ver buen cine.